Storytelling

Entrevista a Ida Johansson para Vogue Spain

Por
Txell Hernández-Gil

Entrevistamos a la sueca afincada en Barcelona y nos adentramos en el particular universo creativo de una mujer que imprime sensibilidad artística en todo lo que hace.

A pocas semanas de dar a luz, Ida ha decidido volver a sus orígenes para esperar la llegada de su segundo hijo. “Crecí entre la capital y el archipiélago de Suecia, con mis padres y mi hermana mayor. Tuvimos una vida muy conectada con la naturaleza, alterando las actividades según las estaciones del año. Los contrastes eran fuertes:  en verano la explosión de colores y la luz eterna, navegar en barco y recoger frutos salvajes del bosque; en invierno la ausencia del color y la luz, practicar deportes de nieve y hacer mucha vida en casa”.

Para esta versátil directora artística es importante compartir la conexión con la naturaleza con sus hijos y poder experimentar juegos según su propia fantasía: “Formamos parte de un grupo de crianza compartida, Tribu Sugurú, con la intención de crear un espacio de interacción, de juego y experimentación siguiendo una línea de crianza respetuosa, no directiva. Un proyecto muy bonito y enriquecedor”.

Ida llegó a Barcelona hace más de una década, atraída por la aventura, el Mediterráneo y las ganas de experimentar una cultura distinta. Nunca imaginó que acabaría echando raíces en esta ciudad pero su vida tomó un rumbo inesperado al conocer a Luciano en la Semana de la Moda de Madrid, hace ya 8 años. “Ahora tengo una alma gemela / opuesta / complementaria. Hemos creado muchas cosas juntos desde aquel entonces pero la familia es el proyecto más grande, ¡por su puesto!”.

El talento de Ida Johansson toma múltiples formas, ya sea como directora creativa (realizando producciones mágicas donde aflora la belleza de lo orgánico) como tras el proyecto de empoderamiento femenino Muses of Now. La entrevistamos para conocer su faceta profesional sin dejar de lado su rol como madre. Feminidad, maternidad, inspiración y creatividad se entremezclan en la vida de esta inspiradora mujer.

Cuéntanos acerca de tu trayectoria profesional. ¿Cómo definirías tu trabajo?

Suelo decir que soy una narradora de imágenes. Soy directora creativa, trabajo con fotógrafos y estilistas para generar imágenes de moda tanto editorial como comercial. Me involucro en muchos aspectos del proceso: la historia, el set, el casting y la selección de las fotos entre otros. También estoy explorando la rama del interiorismo. Esta primavera he desarrollado el diseño de la nueva tienda de moda de la diseñadora Maria Roch, un trabajo de lo más creativo.

¿Dónde encuentras la inspiración?

En todo y en nada... Me gusta tener un diálogo con aquellos con quienes colaboro, entender lo que quieren y necesitan, dar mi punto de vista haciendo algo interesante junto a ellos. En Barcelona me di cuenta de que me inspiro mucho en mis raíces, me encanta la estética escandinava y la naturaleza cruda. Me gusta la filosofía del yin y yang, los opuestos complementarios. Me gusta reflejar valores en los que creo, como la feminidad fuerte y creadora, la multitud de personalidades y orígenes o el respeto por la naturaleza.

¿Cuáles son tus referentes actuales en cuanto a moda y arte?

Siempre me ha inspirado mucho más el mundo del arte y de la filosofía que el de la moda. Me encanta investigar sobre mujeres artistas como Alina Szapocznikow y Hilma Af Klint. Algunas mujeres contemporáneas que me fascinan son Blanca Miró Skoudy y Malou Palmqvist.

¿Ha influido la maternidad en tu proceso creativo?

Por supuesto, ser madre ha influido en todos los aspectos de mi vida. Con la maternidad he sentido la necesidad de crear proyectos más sostenibles. En este momento estoy trabajando con un equipo multidisciplinar para crear una nueva tienda online dedicada al diseño y la sostenibilidad; tengo ilusión y esperanza en promover un consumo más consciente y responsable.

¿Cómo concilias tu vida personal con la profesional?

No ha sido fácil, estoy en una búsqueda continua del equilibrio entre mi vida profesional, social y familiar. He bajado el ritmo de mi trabajo e intento vivir y disfrutar del presente. Al principio tuve miedo de desconectarme demasiado de mi profesión, especialmente en estos tiempos en que todo va tan rápido. Cuando miro atrás creo que fue la mejor opción que podría haber elegido; siento que no me he perdido tanto a nivel profesional y en cambio he ganado mucho a nivel personal. Mi relación con Nilo me lo confirma.

Luciano y tú habéis convertido vuestro estudio en vuestro hogar. ¿Cómo es vivir en un plató fotográfico?

Desde que tuvimos a Nilo decidimos estar más tiempo juntos, en familia, dedicar menos horas a lo profesional. Esto nos obligó a reducir gastos, así que dejamos nuestra casa y nos vinimos a vivir a nuestro espacio de trabajo. Transformamos el estudio que habíamos usado como oficina y plató fotográfico en un espacio multifuncional con muebles de diseño nórdico, creando un ambiente natural, acogedor y minimal. Ahora, aparte de vivir y trabajar allí, lo alquilamos como localización para spots y eventos. La verdad es que estamos muy a gusto con el cambio.

¿Cómo influye en tu actividad creativa el hecho de que tu pareja sea fotógrafo?

Yo era diseñadora de moda cuando conocí a Luciano pero tenía ganas de un cambio y fue él quien me involucró en el mundo de la fotografía. Estoy feliz de que me haya abierto este canal de creatividad. Hemos creado la productora Mr and Mrs Focus donde ayudamos a nuestros clientes en todos los pasos para la creación de la imagen de marca y contenidos. Es fácil trabajar con alguien a quien conoces tanto, compartimos la visión, la dirección y la motivación.

No todos los niños crecen en un entorno tan creativo. ¿Cuál es la relación de tu hijo con el mundo artístico?

La primera vez que Nilo fue a una sesión de fotos tenía 4 semanas y le llevé en un fular portabebés. Ahora vive en un estudio de modo que está muy cerca de lo que hacemos cada día. Es una persona sensible y creativa, tiene mucho poder de concentración, insiste si quiere algo pero no se desanima si no lo consigue. Le encanta la música, dibujar, cocinar y armar rompecabezas. Siempre intentamos estimular su creatividad con juegos analógicos (solo usa el iPhone para hablar con sus abuelos y primos).

¿Cómo surge la idea de crear Muses of Now? ¿Quién hay detrás del proyecto?

Muses of Now es un proyecto humano muy personal, dedicado a inspirar y conectar mujeres de diferentes industrias, culturas y edades. Surge de la necesidad de dar voz a las mujeres y luz a sus proyectos. Creo que ya es hora de inscribir a las mujeres en la historia, tanto del pasado como del presente. Organizamos eventos y tenemos una cuenta en Instagram donde se plasma a estas musas, sus proyectos y palabras.

Somos tres amigas María Baños (fashion marketer española), Carine Valette (poetisa francesa) y yo. Queremos contribuir a una sociedad más variada, generar diálogo y alterar el orden del poder.

¿Qué conexiones y sinergias se han producido a través de Muses of Now? ¿Cómo son vuestros encuentros?

Intentamos crear encuentros de una forma orgánica, a menudo son cenas de mujeres y la idea es que de cada encuentro te lleves ‘algo’ contigo: una historia, inspiración, fuerza; mujeres que viven y luchan por lo mismo y que comparten una visión del mundo y, sobre todo, del ahora. Queremos que las personas que van a nuestros encuentros hablen entre ellas de una forma natural, por lo que evitamos dar protagonismo a alguien, para que cada una aporte lo que sienta y quiera. Nuestro objetivo es crear un espacio de diálogo libre y por ello también queremos incluir a hombres en la conversación. En diciembre realizamos la primera cena exclusiva para hombres donde reunimos a 20 perfiles para hablar sobre feminidad y gender equality. ¿El resultado? ¡Sin palabras!

Muses of Now promueve el ingenio de mujeres creativas. ¿Qué mujeres te inspiran?

Viviane Sassen, Lotta Agaton, Louise Bourgeois, Rei Kawakubo y... ¡muchas más!

Estás comprometida con la igualdad de género. ¿Cuáles son los retos de criar varones?

Creo que para cambiar la sociedad no es suficiente en cambiar a las mujeres, todos necesitamos ver la evolución. Pronto daré a luz a mi segundo hijo y seré madre de dos varones. Quiero darles una infancia respetuosa, intentar liberarlos de los valores que me han impuesto y ayudarlos a que conecten y expresen sus sentimientos. Evito contar las típicas historias de príncipes y princesas y a veces cambio de género los personajes ya que la mayoría de protagonistas son de género masculino (por lo menos en los cuentos suecos).

Quiero enseñar que hombres y mujeres pueden ser fuertes y vulnerables, sensibles y con carácter independientemente de su sexo. Suena muy básico pero es más complejo de lo que uno se imagina. Sobre todo quiero que los niños tengan libertad de expresar su personalidad, sus motivaciones y sus intereses.

You may also like